Argentina Móvil y Whatsapp: +54 911 6931 9743 | Chile Móvil y Whatsapp: +56 9 8384 5079 info@borzani.com.ar

En la escena de la cabaña en Los Intocables (De Palma, 1987), el equipo de Eliot Ness (Kevin Costner) está esperando a que aparezcan los malos para atraparlos en el puente. Están nerviosos, revisan sus armas, vigilan por la ventana… entonces Jim Malone (Sean Connery) le dice a Eliot Ness “Tranquilizate, todo pasará a su tiempo así es el trabajo… No esperes que ocurra. Observa a ver qué ocurre”. 

 

Es probable que el consejo visual de Malone sea uno de los mejores consejos para escuchar: No escuches lo que crees que escucharás. Escucha a ver qué ocurre -le ocurre, te ocurre, dice, se dice, te dice, etc.-.

 

En general cuando hay que hablar de escucha se habla como de algo aislado, como si fuera un módulo optativo de la comunicación efectiva. Y luego cuando se aborda, se presenta el escuchar como si existiera en un estado ideal o fuera una virtud de personas espirituales. Pero la escucha comunicativa, la escucha efectiva y real, está bien conectada con todas las demás habilidades de comunicación humana, especialmente con la empatía, la asertividad y la capacidad de dar feedback. Escuchar es, además, una actitud corporal: la escucha se registra (se produce) en los cuerpos de los/las participantes.

 

En esta nota reflexionamos sobre la escucha en situaciones laborales y de participación en equipos de trabajo, aunque extensible a muchos otros ámbitos. Leer la nota completa