Argentina Móvil y Whatsapp: +54 911 6931 9743 | Chile Móvil y Whatsapp: +56 9 8384 5079 info@borzani.com.ar

“Si el aprendizaje consiste en aumentar las habilidades y el conocimiento, olvidar supone perder una parte de lo que se ha ganado. Parece el enemigo del aprendizaje.

No lo es. La verdad es prácticamente lo contrario.

Por supuesto, puede ser un desastre saltarse el cumpleaños de una hija, olvidar qué sendero lleva de vuelta a la cabaña o quedarse en blanco a la hora de un examen. Sin embargo, el olvido también tiene grandes ventajas. Una es que se trata del filtro antispam más sofisticado de la naturaleza. Es lo que permite que el cerebro se concentre y que acudan a la mente los datos que andábamos buscando.  (…)

Tal como dijo un psicólogo estadounidense del siglo XIX William James: «Si lo recordásemos todo, en la mayoría de ocasiones tendríamos tantos problemas como si no recordásemos nada».

Durante las últimas décadas, el estudio del olvido ha impuesto una reconsideración fundamental sobre cómo funciona el aprendizaje. En cierto sentido, también ha alterado lo que significan las palabras “recordar” y “olvidar”. «La relación entre aprender y olvidar no es tan simple y, en ciertos sentidos importantes, es lo contrario a lo que da por hecho la gente», me dijo Robert Bjork, un psicólogo de la Universidad de California en Los Ángeles. «Todos damos por hecho que es malo, un fallo del sistema. Pero lo más habitual es que el olvido sea amigo del aprendizaje.» (…)

Sí rememorar es solamente eso, re-memorar las percepciones, datos e ideas repartidos por redes neurales interconectadas en medio de la tenebrosa tormenta del cerebro, olvidar supone bloquear el ruido de fondo, la estática, de modo que destaquen las señales correctas. La agudeza de lo primero depende de la fortaleza de lo segundo.

Otro gran beneficio del olvido no tiene nada que ver con su propiedad activa de filtro. El olvido normal (esa decadencia pasiva que tantas veces lamentamos) también es útil para aprender ulteriormente. A eso lo considero la propiedad creadora de músculo que tiene el olvido para que fortalezcamos el aprendizaje cuando repasamos el material debe producirse alguna “anomalía”. Sin olvidar un poco, a usted no le beneficiaría seguir estudiando. Olvidar es lo que permite que aumente el aprendizaje, como un músculo ejercitado.

Este sistema dista mucho de ser perfecto Es cierto que tenemos un recuerdo instantáneo e impecable de muchos datos aislados: Seúl es la capital de Corea del Sur, 3 es la raíz cuadrada de 9, y J. K. Rowling es la autora de los libros de Harry Potter. Sin embargo, ningún recuerdo complejo nos viene a la mente dos veces de la misma manera, en parte porque el filtro del olvido bloquea algunos detalles relevantes junto a muchos irrelevantes. A menudo vuelven a emerger detalles que antes estuvieron bloqueados u olvidados. Esta alteración de la memoria es más evidente, quizá, cuando se refiere a ese tipo de episodios de la infancia que todos contamos y adornamos. (…) Después de contar las mismas cosas un número suficiente de veces, puede resultar difícil saber qué es cierto y qué no lo es.

La conclusión no es que la memoria no es otra cosa que un montón de datos sueltos y un catálogo de historias embellecidas. La conclusión es que traer a la mente cualquier recuerdo altera su accesibilidad y, con frecuencia, su contenido.”

Carey, Benedict. Aprender a Aprender. Buenos Aires: Urano, 2015. Impreso. Págs. 44 a 47.

Acerca de Benedict Carey
Benedict Carey (1960, San Francisco, California, Estados Unidos) es un reconocido periodista científico (…) durante varios años, trabajó como periodista especializado en salud en Los Angeles Times y, desde 2004, colabora con The New York Times. Se licenció en matemáticas por la Universidad de Colorado, Estados Unidos, y más tarde realizó un máster en periodismo en la Universidad del Noroeste, en Evaston, Illinois. Lleva veinticinco años escribiendo sobre ciencia y salud y es autor de dos libros de ficción científica. (Información en retiración de contratapa del libro).
Artículos escritos por Benedict Carey en Diario El País
Artículos escritos por Benedict Carey en Diario La Nación
Artículos escritos por Benedicta Carey en The New York Times

Imagen: Casa del libro